Entradas

Entrevista con The Long Ryders, por Maricarmen Moratalla

THE LONG RYDERS: LOS JINETES CABALGAN DE NUEVO.

Por Maricarmen Moratalla Rodríguez.

Volver a grabar tres décadas después y estar a la altura no es tarea fácil. The Long Ryders han sabido aprovechar la oportunidad que se les brindó para refrendar su excelente momento con el nuevo trabajo, Psychedelic Country Soul, un título que hace referencia a estos tres grandes géneros musicales, como el propio Stephen McCarthy, (autor de la canción homónima) desvela en una parte de la charla.

Dejando en un segundo plano sus interesantes carreras por separado, este año se han volcado en la promoción del nuevo álbum con más de 40 conciertos durante 2019. Comenzarán su gira española en nuestra ciudad el próximo día 5 de Noviembre en el Edificio Constitución 1812 a las 21h dentro del ciclo Campus Rock organizado por el Servicio de Extensión Universitaria del Vicerrectorado de Cultura de la Universidad de Cádiz.

Además, Sid Griffin nos hace saber que Cádiz es una ciudad muy bonita a la cual está deseando volver tras su paso con The Coal Porters y cuánto le gusta la música de la banda que abrió para ellos, The Brass Buttons.

En este fragmento de la entrevista, la clásica formación de la banda (Sid Griffin, voz, guitarra, mandolina, armónica; Stephen McCarthy, voz, guitarra, pedal steel; Tom Stevens, voz y bajo; Greg Sowders, batería), nos cuentan sus experiencias durante el proceso creativo y de grabación. También nos hablan de cómo afrontan esta nueva etapa, como era su relación con Tom Petty, cuánto ha cambiado la industria en estos años y cómo se han adaptado a los nuevos tiempos. La entrevista completa,  con información detallada e interesante de los protagonistas acerca de cada una de las nuevas canciones, formará parte de un libro en proceso de creación sobre los temas de  su discografía.

De vuelta al estudio tras más de 30 años. ¿Cómo fue la experiencia después de tanto tiempo?

 SG: A nivel personal fue fantástico trabajar con los chicos de nuevo. Las relaciones han resistido el paso del tiempo y cada uno a nivel musical es mejor que antes. Sin embargo, la grabación del álbum fue estresante ya que sólo disponíamos de siete días para completarla.

Yo sabía desde antes que no lo terminaríamos en siete días. Al tercero, me dirigí a la oficina del estudio de Larry Chatman y le pedí al menos un día más para  grabar en Record One (el nombre del estudio) y Larry, amablemente, nos concedió un día más gratis. Estuvimos trabajando 16 horas al día y fue muy agotador. Al quinto día seguido, el productor Ed Stasium dijo que necesitaba dormir, así que al día siguiente empezamos alrededor de las 2 p.m. y sólo trabajamos hasta las 11 p.m. Aún así no terminamos de grabar el álbum. Las mezclas se hicieron en otros estudios como se puede ver en los créditos.

SMc: El proceso de escribir canciones es bastante diferente ahora a cuando todos vivíamos en Los Ángeles. Hubo un tiempo en el que podíamos reunirnos todos en la misma habitación y sugerir ideas para las canciones y arreglos y trabajar cada cosa cara a cara. Ahora lo hacemos a gran distancia vía Internet así que esto se plantea como un desafío más grande. Cuando nos reunimos en Los Ángeles tuvimos un día para preparar las canciones y luego fuimos a grabar durante una semana y fue todo muy rápido. Ed Stasium es un gran productor e ingeniero y realmente es un experto uniendo todo rápidamente.

TS: Un poco increíble. Nuestro viejo socio Larry Chatman, ahora copropietario de los fantásticos estudios Ocean Way en San Francisco Valley de Los Ángeles nos ofreció el estudio por un tiempo limitado. Inmediatamente nos aseguramos de contar con Ed Stasium, sabiendo que él era el productor que lo podía hacer realidad. Cada uno le mandamos las canciones para que le diera el visto bueno. Sid escribió letras para un par de mis canciones, la primera vez que lo hemos hecho. El proceso completo fue como un relámpago, y creo que es el mejor álbum que hemos grabado.

GS: Mejor de lo que podría haber imaginado. Todos somos un poco más maduros ahora y tocamos mucho mejor. El proceso al completo fue realmente gratificante.

 

 Desde vuestro último album Two-Fisted Tales en 1987, la industria musical ha evolucionado vertiginosamente. ¿Cuál es vuestra opinión al respecto?

SG: Estamos en la era digital. La gente tacaña piratea álbumes libremente. Entre esto y el streaming, la industria discográfica está muriendo. The Long Ryders, como la mayoría de los artistas en Spotify, consiguen una décimo tercera parte de un centavo por descarga. Yo tuve 40.023 reproducciones un mes de una sola canción, sólo de esta única canción, y Spotify me pagó alrededor de 20 libras o así.

Esto significa que hay pocas razones para hacer música actualmente ya que no puedes ganar dinero haciéndolo. No hablo de soñar con hacerse rico, eso se acabó. Ahora mismo las ventas de vinilos son escasas y el streaming paga tan poco que casi no hay manera alguna de que una banda joven, o cualquier banda, pueda vivir de la música. Así que ¿Por qué los músicos jóvenes querrían hacer esto para vivir?  Estás condenado a una vida de pobreza.

SMc: La industria discográfica ha cambiado bastante radicalmente desde nuestro último álbum al final de los 80. El hazlo tú mismo es mucho más prominente ahora que entonces. Mucha gente tiene estudios estupendos en sus casas y los artistas no necesitan depender de las grandes compañías para hacer llegar su música a los fans.

TS: Incluso entonces la industria estaba lentamente derrumbándose, particularmente para las bandas que no vendían millones de copias. También el paso de los vinilos a 8 dólares al CD a 20 hizo que muchos compradores no siguieran en el camino.

Hoy es completamente diferente. La relación previa compañía/artista  prácticamente no existe. Se espera que los artistas permitan a las grandes compañías como Spotify el uso de su música y pagar a sus creadores prácticamente nada. No puedo decir que el negocio de la música haya cambiado para mejor. Dicho esto, tenemos un nuevo álbum y estamos teniendo mucho éxito en nuestras giras. Algo está funcionando.

GS: El modo en que la gente recibe y escucha la música siempre cambia. Desde la partitura a la radio, a los discos, a los cds, a ahora, siempre hay nueva tecnología. Lo que nunca cambia es la música de calidad y los buenos compositores. Sin los artistas y las canciones no hay nada.

 

 

Con el álbum Psychedelyc Country Soul, ¿creéis que The Long Ryders han conseguido finalmente  el éxito que merecieron en los 80?

SG: No. Hoy en día no atraemos  tanto público como lo hacíamos en los 80, movemos menor cantidad de público. En el Reino Unido y España estamos casi donde estábamos entonces pero en el resto del mundo atraemos claramente menos público. Y por supuesto el nuevo álbum PCS ha vendido una sexta parte de lo que vendió Native Sons en 1984/1985. La gente ya no compra vinilos y el streaming paga una miseria. El streaming tendrá que pagar más a los artistas o, sin ninguna duda, la industria discográfica irá incluso a menos que ahora. Y es la mitad de lo que era en su época álgida hace 20 años. Sí, la mitad de la industria discográfica ha desaparecido. Reflexiona sobre esto.

SMc: Es muy gratificante saber que hemos sido capaces de hacer un disco bien recibido en 2017. Estaba cansado de cantar las mismas viejas canciones de nuestro repertorio y le dije a Sid: “necesitamos hacer algo nuevo para poder seguir interesado en el grupo”. Es genial vernos reconocidos como un eslabón en la cadena de la música Americana. Tomamos lo que teníamos antes que nosotros y le añadimos una energía renovada y afortunadamente animamos a algunos artistas jóvenes a hacer lo mismo.

TS: Sí, creo que conseguimos con este álbum el éxito artístico que nos eludió en los 80. Pero creo que el nivel de éxito financiero que era posible en los 80 para muchas bandas ya pasó. Muchas canciones del nuevo LP podrían haber sido grandes hits en el momento adecuado. Ahora se buscan nuevas formas de conseguir fans, pero los días de las bandas vendiendo millones de copias de un nuevo single desapareció. Dicho todo esto, estamos sacando partido de lo bueno que es el nuevo álbum y de lo bueno que aún somos como banda en directo.

GS: Tuvimos un grado de éxito considerable. Hay artistas que no lo tienen. Es estupendo ser apreciado por el nuevo álbum. Con el paso del tiempo, la gente empieza a reconocerte. Es genial pensar que dejamos algún tipo de huella.

 

El álbum ha obtenido excelentes críticas, incluso ha sido número uno en la listas oficiales de álbumes de Americana. ¿Es esto una segunda oportunidad en la carrera de The Long Ryders?

SG: Cierto. Psychedelic Country Soul ha recibido excelentes críticas y nosotros estamos agradecidos por cada una de ellas. Pero, como se dice en Hollywood, si las críticas vendieran discos entonces Captain Beefheart sería una gran estrella. Así que el nuevo álbum ha insuflado vida nueva a nuestra carrera pero no ha cambiado mi vida ni nada parecido.

SMc: Con el Nuevo disco en la calle (PCS) nos sentimos más relevantes en el panorama musical actual. Algunos de los temas que escribimos hace muchos años todavía existen y aún estamos entusiasmados con ellos. Sin embargo, a medida que envejecemos sentimos que tenemos una nueva perspectiva de la vida y del modo en que escribimos las canciones. Todos tenemos familias y ya no se trata de buscar o experimentar
sino más bien de reflexionar sobre la vida y demás. Todavía hay mucha belleza ahí fuera pero también muchas cosas por las que estar preocupados e indignados. Sí, este nuevo álbum nos ha dado una sensación de que no estamos acabados aún.

TS: El tiempo dirá. Está siendo bueno hasta ahora.

GS: No creo en segundas oportunidades. Sólo creo en hacerlo lo mejor que podemos. Nos queremos y disfrutamos tocando juntos. The Long Ryders me toma mucho tiempo ahora. Estoy feliz por esto. También, mi trabajo en Warner Chapell es siempre apasionante.

 

La canción Walls es un tributo de The Long Ryders a Tom Petty, ¿podriaís decirme como era vuestra relación con él y su influencia en vuestra música? ¿Por qué decidísteís incluir esta canción en particular?

SG: Tom Petty vino a ver a Los Long Ryders tocar unas cuantas veces cuando todos vivíamos en Los Ángeles. Lo conocíamos un poco. Yo vivía cerca de Benmont Tench, así que era el Heartbreaker al que conocía más. Pero Petty era un buen tipo e incluso solía darse una vuelta por el backstage y hablar contigo como si fueras igual que él. Y en términos de la industria discográfica, ciertamente, la mayoría de nosotros no estábamos a su nivel.

Luego, cuando estábamos haciendo Two-Fisted Tales estaba también en los Estudios A&M en Hollwood haciendo Let Me Up. Así que allí estábamos siempre pasadas las 10 p.m. y una noche a las 3 a.m. yo estaba en la cocina leyendo el periódico Los Angeles Times y Tom Petty entró. No moví el periódico ya que estaba leyendo una historia atentamente, pero escuché la puerta abrirse y a una persona entrar. La única parte visible de mí eran mis vaqueros azules y mis botas de montaña. Con sólo eso, Tom Petty, al que yo no había visto o hablado durante años, dijo:”Hola, Sid ¿cómo va la cosa por ahí con Los Long Ryders? Bajé el L.A. Times con la boca abierta. ¿Cómo sabía que era yo? Apenas había un alma por allí, la mayoría de Los Long Ryders se habían ido a casa. Estábamos yo, Ed Stasium y el ingeniero Paul Hamingson. De todos modos tuvimos una agradable charla sobre música y luego hablamos de cosas cotidianas durante un rato.

Así que, como puedes ver, decidimos incluir Walls en el álbum porque The Heartbreakers eran una  banda  fantástica y Tom Petty un tipo estupendo. Decidimos Walls ya que queríamos una canción buena, buena, pero ninguna de las suyas famosas. Además, queríamos una que filosóficamente hablara de la vida y Walls era perfecta. Hubo un funeral en L.A. de uno de mis mejores amigos en Abril y leyeron esos mismos versos en la misa. Es una canción muy emotiva y conmovedora.

SMc: Tom falleció justo semanas antes de que hiciéramos el nuevo álbum. Como mucha gente, estábamos en shock y entristecidos por su muerte. Grabábamos en la habitación de al lado en los estudios A&M y vino a vernos tocar unas cuántas veces. Yo también estuve en la grabación de 4 de sus videos. Dos de ellos eran de The Travelling Willburys. Pensamos que la letra de Walls era muy conmovedora y decidimos que sería un bonito tributo incluirla en el álbum. Estábamos explorando el mismo territorio que The Heartbreakers, intentando encontrar la intersección de la música country y el rock & roll.

TS: La muerte de Tom nos cogió a todos por sorpresa. Él venía a vernos tocar, incluso les decía a nuestras novias que era un fan de Los Long Ryders. A todos nos encantaba su música. Él y The Long Ryders estaban en el mismo estudio, A&M en Hollywood, en el viejo Chaplin Lot. Junto a The Heartbreakers estaba mezclando un nuevo álbum a finales de 1986 a la vez que The Long Ryders grababamos Two-Fisted Tales. Solía parar por nuestro estudio a escuchar o charlar. A veces, yo necesitaba un descanso de una sesión repetitiva y salía del estudio. Más de una vez me topaba con Tom recorriendo los pasillos por el mismo motivo. Intercambiábamos saludos, fumando un  cigarro tras otro y le dábamos a la lengua. Era un gran narrador, y ojalá pudiera recordar la mitad de lo que conversábamos mientras merodeábamos por los pasillos de aquellos estudios. Tenía mucho éxito por aquél tiempo, pero se sentía como uno de nosotros, otro músico trabajador durante un descanso pasando el rato con sus colegas músicos.

GS: Yo los ayudé a elegir la canción porque es una de sus menos conocidas y mejores escritas. Tom era siempre muy amable con nosotros y queríamos hacer saber a todo el mundo cuánto lo apreciábamos, a él y a su música.

 

 

Greg no puede venir a la gira Europea, será la primera vez que The Long Ryders tocan con una formación diferente desde la incorporación de Tom. ¿Lo echaréis de menos? Greg, ¿cómo te sientes?

SG: Cierto, Greg no puede venir a Europa ya que tiene un trabajo importante en Los Ángeles. Estará en la siguiente gira seguro. Aunque sí, The Long Ryders tocamos con Des Brewer  y con Barry Shank al bajo y tuvimos una formación diferente en el pasado. Pero, aunque lo queremos y echaremos de menos enormemente, debemos promocionar el nuevo álbum. De hecho, el batería que lo sustituye es Simon Hancock, un amigo de Greg de Los Ángeles que él ha elegido para suplirlo en esta gira.

SMc: Este otoño giraremos por Europa durante 6 semanas sin Greg por primera vez en nuestra carrera. No es algo que quisiéramos hacer pero tiene compromisos con su trabajo diario como editor musical y necesitamos seguir promocionando el nuevo álbum en Europa antes de que acabe el año. Sí, echaremos de menos a Greg pero tenemos un batería con mucho talento, Simon Hancock, sustituyéndolo temporalmente.

TS: Sí, será la primera vez sin Greg. Le echaremos de menos no sólo como batería sino también como amigo y como un equilibrio entre nosotros cuatro. Nuestro batería sustituto, Simon, es estupendo y un buen tipo, así que solamente esperamos que todo salga bien  por nosotros y nuestros fans.

GS: Adoro a Los Long Ryders y nuestro amigo Simon Hancock se sentará en mi lugar a la batería. Incluso The Beatles giraron sin Ringo. La banda estará estupenda y todos los fans disfrutarán. Tuvimos un par de bajistas diferentes en los 80 cuando la gente no podía hacerlo.
Que tengáis unas actuaciones estupendas y nos vemos pronto. ¡Yo no me voy a ninguna parte y Los Long Ryders tampoco! Gracias y adiós por ahora.

Muchas gracias a vosotros.

Cass McCombs regresa a Campus Rock Cádiz

El estadounidense Cass McCombs regresa a Campus Rock Cádiz

El estadounidense Cass McCombs actuará en noviembre en Madrid (el día 5, en el Teatro Lara), Cádiz (el 6, Edificio Constitución 1812 en el ciclo Campus Rock) y Barcelona (el 11, La Nau).  El californiano viene a presentar su nuevo disco, “Tip Of The Sphere”, que se publicó el 8 de febrero en el sello Anti. Es su primer álbum desde “Mangy Love” (2016), donde colaboraron, entre otros, Angel Olsen y Blake Mills, y que llevó su música, un indie rock de ascendencia lo-fi, por terrenos de soul experimental y de una psicodelia retorcida, dando como resultado su trabajo que, hasta la fecha, mejor ha encajado con los parámetros de su directo. En su última entrega, sin embargo, incorpora más referencias al rock clásico, aunque con su habitual sutileza, con ecos que pueden ir desde Richard Thompson hasta Warren Zevon, si bien cuando se escucha su americana expansiva Elliott Smith continúa siendo, tal vez, la principal referencia que viene a la mente.

Cass McCombs

Cass McCombs siempre ha citado, sobre todo al principio de su carrera, su apego por la existencia nómada, por el no parar, de una ciudad a otra, viviendo en coches o en cámpings, cambiando esta cama por aquel sofá. No ha de extrañar tampoco, en vista de eso, que tras publicar su primer largo, “A” (2003), se pasara dos años de gira, tocando en todos lados, tanto por su cuenta, desde conciertos en pisos hasta el festival All Tomorrow´s Parties, como abriendo para otros, caso de Blonde Redhead. Tenía el pedigrí de haber girado antes con Palace y añadió a continuación el de compartir tour con Modest Mouse al sacar su segundo álbum, “PREfection”, en 2005. Ahí empezó su incursión en las listas de lo mejor del año y de los “artists to watch”, una circunstancia que con el paso del tiempo se fue convirtiendo en habitual. Finalmente, en 2011, cuando lanzó dos álbumes, “Wit´s End” y “Humor Risk”, cuarto y quinto de su carrera, se coronó como uno de los talismanes del presente alternativo. Ambos discos desvelaban con mayor temple que sus predecesores, y tocando más la fibra, su aura enigmática de vagabundo dylaniano, y lo mostraban menos obtuso que antes al afrontar el desespero y la soledad. Eran, además, complementarios: “Wit´s End” el más barroco y “Humor Risk” el más relajado.

Esa misma senda, la del temple y la profundización, la de latir más fuerte y sangrar más, pero haciendo que no lo parezca, la exploró con “Big Wheel And Others” (2013), disco doble con veintidós canciones. Su sucesor, “Mangy Love” (2016), como decimos en el primer párrafo, lo llevó por terrenos de soul experimental y de una psicodelia retorcida, mientras que con “Tip of The Sphere” (2019) ha girado hacia un rock más clásico.

CASS McCOMBS

5 NOV – MADRID – Teatro Lara – Entradas: http://www.houstonpartymusic.com/entradas-cass-mccombs-madrid-noviembre-2019/

6 NOV – CÁDIZ – Edificio Constitución 1812 – Entradas: se pueden reservar aquí.

11 NOV – BARCELONA – La Nau – Entradas: http://www.houstonpartymusic.com/entradas-cass-mccombs-barcelona-noviembre-2019/

Cass McCombs ya visitó Campus Rock Cádiz en 2014, un programa organizado por el Servicio de Extensión Universitaria del Vicerrectorado de Cultura de la Universidad de Cádiz.

 

Cass McCombs – “Sleeping Volcanoes”

Imagen vídeo

 

Los norteamericanos The Long Ryders visitarán Campus Rock Cádiz el martes 5 de noviembre de 2019

The Long Ryders, uno de los referentes de la música de raíces norteamericana, visitará el programa Campus Rock Cádiz el próximo 5 de noviembre de 2019 en un concierto organizado por el Servicio de Extensión Universitaria de la Universidad de Cádiz. Las entradas tendrán un precio de 10 euros y de 7 euros para la comunidad universitaria.

El pasado 19 de febrero los fundadores del alt-country, The Long Ryders, lanzaron Psychedelic Country Soul, su primer disco tras 30 años. Con su formación clásica de cuarteto integreda por Sid Griffin, Stephen McCarthy, Tom Stevens y Greg Sowders, el nuevo álbum sigue los pasos de sus predecesores, clásicos de la historia de la música rock como Native Sons (1984),  State Of Our Union (1985) y Two Fisted Tales (1987).

La historia tras Psychedelic Country Soul cuenta con 30 años de retraso, tal y como explica Sid Griffin: ”Durante años, durante décadas, nuestro querido amigo Larry Chatman dijo que nunca olvidaría el que contáramos con él gira tras gira en los 80´s”. Os devolveré el favor algún día´´, prometio Larry . En 2016 recibí una llamada suya, siendo ahora ayudante personal de Dr.Dre, en la que nos hacía una oferta que no podíamos rechazar de ninguna manera: la posibilidad de pasar una semana en el estudio en Los Ángeles”.

Al escuchar tal ofrecimiento, Griffin saltó de alegría y no tardó ni un segundo en reunir a la banda para volver a la acción. Consiguieron contar con los servicios de Ed Stasium (The Ramones, The Smithereens, Belinda Carlisle, Jeff Healey Band…), el último productor con el que trabajaron y amigo de la banda durante todos estos años, intercambiaron maquetas, acordaron el material a producir, ensayaron las canciones juntos en Los Angeles y grabaron en el estudio de Dr. Dre. Sus amigas de The Bangles se acercaron a echarles una mano con los coros, el legendario fotógrafo de rock Henry Diltz tomó algunas fotos mientras los chicos trabajaban y el disco se puso en el mercado. El resultado no puede ser mejor. Un magnífico álbum que cierra el círculo de algo en lo que ellos fueron pioneros y que se ha denominado Alt-Country o Americana.

Once nuevas composiciones y una versión en homenaje al clásico de Tom Petty “Walls”, nos muestran a los Long Ryders del siglo XXI.

El himno “Greenville” demuestra que no han perdido ni un ápice del mágico sonido guitarrero que siempre les ha caracterizado mientras que “Molly Somebody” es una melodía con reminiscencias de country-rock. Por su parte, “What The Eagle Sees” refleja la energía del pop punk y la urgencia power pop de sus comienzos. Aún se nota la conexión que tienen con la música de los 60´s… pero esta no es una banda que se caracterice por vivir del pasado y acomodarse.

Psychedelic Country Soul es la mejor prueba de esto: en los once temas que componen el álbum las guitarras se entrelazan, las armonías se intensifican y las canciones se propagan como un reguero de pólvora. El grupo, originario de Los Ángeles, siempre se ha caracterizado no solo por la música que hacen sino porque su mensaje nunca antes había sido tan claro. Este álbum es un clásico atemporal que está como poco a la altura de sus grandes trabajos como Native Sons o de aquella inolvidable canción llamada “Looking For Lewis And Clark”.

 

 

ADAM LEVY & THE BRASS BUTTONS

Concierto de Adam Levy & The Brass Buttons en Campus Rock Cádiz

El viernes 1 de febrero de 2019 tuvo lugar una inédita reunión entre Adam Levy (líder de la prestigiosa banda The Honeydogs) y el grupo portuense The Brass Buttons dentro del programa Campus Rock organizado por el Servicio de Extensión Universtaria de la Universidad de Cádiz en el marco del Proyecto Atalaya. Adam Levy es un cantautor, activista social, educador y padre. Periodistas y fans de todo el mundo le han llamado tanto un gran compositor Americano como un tesoro desconocido. Seguramente se le conoce mejor por los más de 20 años que lleva de líder de The Honeydogs, una banda de rock de Minnesota pero también ha hecho incursiones en música para niños, pop orquestal, sonidos electrónicos experimentales, música brasileña y de raíces norteamericana en la media docena de bandas que lidera, además de enseñar composición en varios prestigiosos institutos y escuelas públicas durante más de diez años.

Sebadoh

Sebadoh presentarán en directo su nuevo disco el 14 de octubre en Campus Rock Cádiz.

Los estadounidenses Sebadoh, uno de las formaciones icónicas e históricas del indie rock, una de las piedras de Rosetta de ese estilo musical, presentarán en octubre en nuestros escenarios su próximo disco, “Act Surprised”, que se publicará el 24 de mayo. Lo harán con una gira que pasará por siete ciudades. A saber: Bilbao (el 9 de octubre, Kafe Antzokia), Barcelona (el 10, Razzmatazz 2), Madrid (el 11, But), Valencia (el 12, 16 Toneladas), Mallorca (el 13, ciudad y sala por confirmar), Cádiz (el 14, Edificio Constitución 1812) y Vigo (el 16, La Iguana, ciclo Galicia Importa).

Al hablar de Sebadoh nos referimos a una de las bandas quintaesenciales del indie rock (o rock alternativo) de los noventa, con Lou Barlow a la cabeza. La publicación de “Act Surprised”, noveno álbum de estudio de su trayectoria, romperá un silencio discográfico de seis años, pues su anterior trabajo, “Defend Yourself”, data de 2013. Algo, ese mencionado silencio o período en barbecho de media docena de años, que tampoco es tan relevante en su carrera: recordemos que su séptimo LP, “The Sebadoh”, es de 1999. Con su reencarnación actual (Lou Barlow, Jason Lowenstein y Bob D´Amico) han compuesto quince nuevas canciones (siete Lou y siete Jason, una Bob) con la ayuda del ingeniero de sonido Justin Pizzoferrato (pieza fundamental en muchos discos de Dinosaur Jr.). A diferencia de sus anteriores grabaciones, esta vez no han creado los temas y los han grabado en el estudio casi inmediatamente, sino que las canciones han sido ensayadas durante semanas. No es un álbum agarrado a las primeras tomas, digámoslo así. Se trata de una obra donde se apela al clásico sonido Sebadoh, alegre y nostálgico al mismo tiempo, pero refrescándolo, rejuveneciéndolo y explorando nuevas direcciones.

El concierto de Sebadoh en Cádiz se enmarca en el programa Campus Rock, organizado por el Servicio de Extensión Universitaria de la Universidad de Cádiz, y su entrada tiene un precio de 10 euros / 7 euros para la comunidad universitaria. Reservas aquí.